El Club de la Miseria

El Club de La Miseria, por Paul Collier, es un libro que todos deberíamos leer. Collier analiza, verifica y expresa grandes realidades del mundo, del tercer mundo, para ser más específico. Trata las razones fundamentales por las cuales los países que se encuentran en situaciones de miseria como Bolivia, Chad, Laos, Venezuela y Afganistán no logran hacer hincapié en el crecimiento de sus respectivas economías, y de las fallas de forma y fondo que poseen los órganos internacionales al intentar brindar asistencia a éstos países.

Sería ideal incluir la lectura de éste libro en la escuela secundaria, y su análisis en las carreras universitarias afines al tema, sean economía, administración, comercio, política, etc., especialmente en los pensum de los países que trata específicamente el libro, ya que nos deja claro que los problemas de miseria de los países son asuntos internos, y las nuevas generaciones deben estar capacitadas para creer, trabajar, y pensar hacia el éxito, lo cual no significa que sea en una sola dirección, sino en expansión, crecimiento, mejoramiento y superación de metas.

Es preocupante pensar que una quinta parte de la población del planeta viva entre pobreza, golpes de estado y guerras civiles, y que las trampas sean un motivo fundamental de ello: los conflictos, las riquezas naturales, la salida al mar con malos vecinos y los malos gobiernos en países pequeños, el autor descompone cada una de éstas trampas y los métodos idóneos para lograr desarmarlas y eliminarlas, evocando una pequeña sensación de esperanza, pero también de complejidad, de dificultad, que lleva al lector a preguntarse si una tarea de esa magnitud puede llevarse a cabo por comunidades devastadas, quizás hasta ignorantes de las causas que les llevan a su situación. La respuesta es afirmativa, ya que la historia está repleta de países que han superado dificultades mayores y menores, con diversos resultados en el espectro de lo positivo, lo que se necesita es un plan concreto y comunidades dispuestas a acabar sus problemas con expectativas, con esfuerzo, esperanza y trabajo en equipo con entes internacionales reenfocados hacia el ataque a los problemas internos de cada nación en estado de pobreza.