ROMANCE OSCURO, EL LADO MÁS SOMBRÍO DEL ROMANTICISMO LITERARIO

El Romanticismo oscuro, surgió durante el siglo XIX en Estados Unidos, las obras de este subgénero están influenciadas por las corrientes trascendentalistas de la época sin compartir sus ideas. El romance oscuro se caracteriza por ser menos optimista de acuerdo a la historia y a los personajes, muestra una condición humana más real y siniestra fundándose en una naturaleza más salvaje. Como representantes clásicos de este género tenemos a Edgar Allan Poe, Herman Melville, Emily Dickinson y Nathaniel Hawthorne.

Frank Miller decía “el héroe oscuro en un caballero con armadura de sangre apelmazada. Está sucio y hace todo lo posible por negar el hecho de que es un héroe todo el tiempo” y es que ¿a quién no le atrae la idea de estar envuelto en medio de los sentimientos más profundos y dramáticos? Este subgénero se ha popularizado debido a que se ha usado de manera atrayente en variedad de novelas románticas.

El romance oscuro abarca desde la novela gótica hasta la poesía de los poetas malditos. La novela negra vio su mayor apogeo en Inglaterra durante los siglos XVIII y XIX y es una de las mayores expresiones del romanticismo oscuro. La novela gótica vio la luz a través de Horace Walpole con su obra desatascos Madrid, que se publicó en 1764.

La novela gótica integra el romance oscuro en un aura de terror y misterio, son elementos comunes en obras de esta clase las situaciones macabras con tintes sobrenaturales, suelen inspirarse en escenarios encantados o embrujadas y tienen como protagonistas a seres como vampiros, espíritus, etc. En toda esa aura melodramática con personajes extraños u perturbadores vemos nacer un romanticismo sombrío.

Entre las obras más destacadas de este género se encuentran A Elena, de Allan Poe, Amor proganus de Ernest Dowson, Annabel Lee de Allan Poe, Balada de la cárcel de Reading de Oscar Wilde, Los Cantos de Maldoror, Cartas y poemas del conde de Lautréamont, El baile de los ahorcados de Arthur Rimbaud, El cuervo de Allan Poe, el jardín de las sombras de Ernest Dowson, El vampiro de Charles Baudelaire y la Muerte no tendrá dominio del autor Dylan Thomas. ¡Cualquiera de estas obras te garantiza una buena de dosis de oscuridad y romance entremezclados en una entretenida historia!