Siempre Tendremos Liubliana

Liubliana es una novela del autor venezolano Eduardo Sánchez Rugeles, que con un vocabulario criollo bastante particular, narra una historia sobre amigos, sobre amor, sobre intriga o sobre tristeza y nostalgia, dependiendo de cuál destaque en la vida del lector. ESR captura magníficamente la esencia de la cultura pop venezolana, sobretodo caraqueña de los 80’s y 90’s, y ha decidido esparcirla por distintos sitios de Europa, la ciudad titular y Madrid principalmente. Además, también relata las reacciones y situaciones de los personajes durante sucesos de la historia venezolana en esos años, con un gran aire de aventura.

Nos encontramos con un protagonista melancólico, reflexivo y enamorado, tanto de una mujer como de su infancia, la cual recuerda con gran detalle y nostálgico cariño. Los personajes secundarios los hay de todos colores: graciosos, perturbados, misteriosos, y algunos totalmente indiferentes, en parte dando la sensación de que cada uno de éstos personajes podrían ser un rasgo de personalidad del protagonista. La historia de ninguna manera pretende enamorar al lector, aunque lo hará, como sucede en el amor entre dos personas, pero en caso de que suceda, también puede desgarrarlo, como sucede en el desamor entre dos personas. Las sub-tramas del libro son diversas y ricas en contenido, sin garantizar finales satisfactorios en cada una de ellas, dejando sensación de que cada una tendría potencial para un libro propio. Cabe destacar que la tristeza y conflicto interno del protagonista lo lleva a evitar logros profesionales importantes que inclusive tendrían el potencial de salvar alguna vida.

Liubliana es una novela muy venezolana, a pesar de llevarle a uno alrededor del mundo, destacando las vivencias del venezolano emigrante de aquella generación, y de la gran nostalgia que puede llegar a sentir al recordar su país de antes, en el que creció. No obstante, más allá de eso, el lúgubre detalle, negro humor y panorama emocional que Eduardo Sánchez Rugeles plasma en su gran historia representan algo que podría acatar a los gustos de lectores de cualquier nacionalidad.