Estos libros definen el presente de Europa

Europa se ha caracterizado históricamente por albergar las mentes más brillantes del planeta, capaces de delinear y elucidar a la perfección las crisis humanitarias, el destino de las naciones o cualquier otro asunto similar. En la actualidad estamos viviendo en un sistema social sumamente complejo y dominado por las realidades virtuales, siendo necesario explicar muchos fenómenos sociales y políticos que día tras día acontecen. Es por ello que autores europeos de diferentes países, durante la última década, se han encargado de hacerlo desde la perspectiva de su nación y haciendo énfasis en la crisis continental que, según ellos, Europa experimenta actualmente.

Aquí seleccionamos siete libros de siete países pertenecientes a la Unión Europa que describen fielmente la situación actual del continente con sus respectivas reflexiones. Esta lista está basada en las recomendaciones ofrecidas por los lectores de Pintores.

Patriotismo Ilustrado (Alemania): el libro llamado “Deutsch, nicht dumpf: Ein Leitfaden für aufgeklärte Patrioten” escrito por Thea Dorn es el manifiesto máximo de la lucha contra el ultra patriotismo alemán, pues reseña que no precisamente debemos amar desaforadamente y servir incondicionalmente a un país sólo por haber nacido en él. Su autora finaliza defendiendo al patriotismo mesurado y adecuado en tiempos de globalización, donde el sentido de pertenencia no signifique un arma de manipulación política.

Evacuar del euro (Italia): surgido de la oscuridad, de la crisis institucional italiana, el economista Carlo Cottarelli ha sido como una luz para los desahuciados. Con su libro titulado “I sette peccati capitali dell’economia italiana” ha llamado la atención de todos los italianos ya que en él expone las razones por las que el euro obra en detrimento del progreso económico del país.

Anti-burguesía (Francia): Qui a tué mon père de Édouard Louis es un libro realmente ácido y perspicaz que en menos de 100 páginas lograr desnudar todas las falacias de las sociedades burguesas de Francia, así como exponer sus puntos débiles. El libro en español se traduce literalmente como “¿Quién ha matado a mi padre?”, siendo una clara alusión de su origen, pues en él Louis culpa a presidentes franceses de la última década por los males que en la actualidad su padre aqueja.

Negligencia (Portugal): de manera castiza debemos decir que este más que un libro es una investigación periodística cuya autora es Helena Garrido y cuyo título es más que elocuente: Quem meteu a mão. En él se exponen las negligencias practicadas en el caso Caixa Geral de Depósitos, la historia de la crisis financiera de la Portugal del siglo XXI y demás temas similares siempre haciendo énfasis en el uso del primer banco del país como un arma política.

Brit(ish) (Reino Unido): el adjetivo british (británico) es el eje del libro escrito periodista Afua Hirsch donde realiza un juego semántico en el cual enfatiza que “ish” significa “más o menos”. Aprovecha eso para realizar duras críticas contra el racismo persistente en la población británica que no puede despegarse de su pasado abiertamente racista.

 Fantasma de otrora (Bélgica): “Congo, une histoire” es un best-seller escrito por David Van Reybrouck que evoca los fantasmas del pasado que los belgas en la actualidad quieren mantener allí; en el pasado, pues es duro aceptar que tu país colonizó y tiranizó a los congoleños en otras épocas. En la actualidad, Jennifer Richard rememora nuevamente esos fantasmas con la novela “Il est à toi ce beau pays”, que cuenta los padecimientos de un joven congoleño de 33 años que decide suicidarse en la antigua Bélgica por la esclavitud con la que tenía que vivir.

Preocupación mundial (Holanda): Jan Terlouw, físico natural por profesión y político por oficio, escribió la mejor obra acerca de la influencia antropogénica y el deterioro ambiental de los últimos años, la cual se titula “Natuurlijk” o simplemente “Naturaleza” en español, donde repasa claramente los daños que los humanos le hemos propinado a la naturaleza y aprovecha para augurar un futuro lóbrego.

Carlos Edmundo de Ory: un poeta de luz impregnado de sombra

Carlos Edmundo de Ory nació en Cádiz en 1923 y falleció en Francia en 2010, fue uno de los poetas más prestigioso de su época caracterizado por su intromisión e iconoclasia. Su madre siempre lo educó y nutrió muy bien con cuentos de Chejov, pues atisbaba que iba a ser un gran poeta y ciertamente no se equivocó. De igual forma, su misma madre ya advertía que a los 53 años de edad Carlos Edmundo de Ory seguía siendo el mismo que cuando tenía tan sólo 4 años de edad ya que la ingenuidad y la mirada cogitabunda no la perdía y la expresaba a la perfección en sus poemas.

Como todo gran poeta, los máximos seguidores de la poesía de Carlos Edmundo de Ory son otros poetas consagrados, tal como José Manuel García; un poeta gaditano que acaba de publicar la biografía de uno de sus ídolos de la poesía. En dicha biografía, titulada “Prender con keroseno el pasado”, García promete revelar todos los detalles de la vida del taciturno Edmundo de Ory, que son dignos de admirar y, por qué no, de estudiar.

El poeta Edmundo de Ory pereció sin el reconocimiento público debido, ni siquiera en su madre patria. Sus poemas pocos los leyeron y casi nadie le llegó a expresar cara a cara la admiración por sus letras. Aunque ignoto, en una entrevista que realicé al personal de Cerrajeros  descubrí uno de sus lectores. El título de la biografía es nada más y nada menos que un aerolito de su autoría, que no es más que unos particulares aforismo que Ory creó para expresar sus sentires.

Algunos lo definen como un “poeta raro” por su comportamiento hermético y alejado de la sociedad, de la familia e incluso de sí mismo. Se recluyó en España buscando la máxima soledad en su patria. Asimismo, se asevera que su poesía era más emoción que intelecto, por lo que fue un surrealista por naturaleza que le causa más asombro el roce con el mar que con una biblioteca.

Cuando se fue a Madrid es cuando recién Edmundo de Ory se conecta con los círculos literarios de la época. No obstante, nunca perteneció a alguno, lo que lo hacían más deseado y venerado por sus similares. Fue la cabeza del postismo, un movimiento de vanguardia neo-surrealista, al que le imprimió toda su energía de poeta intuitivo.

De alguna forma u otra estuvo siempre en contacto inasible con poetas también raros como Allen Ginsberg, Cesar Vallejo y Walt Whitman. Fue allí cuando de súbito principió una vida paralela a la real; una vida dominada por la ebriedad del lirismo, embebida y totalmente lejana al infierno que supone la realidad. En esa vida paralela es cuando por fin logra crear su poesía absoluta; su opus magnus: “El amor como laboratorio del poeta”.

Si quieres conocer más acerca de la vida y obra de este ignoto y esplendido poeta, te invitamos a adquirir la biografía escrita por José Manuel García “Prender con keroseno el pasado ”.